Diseñan un robot de origami que se pliega, se desplaza y se destruye

Científicos del MIT han creado un robot de origami, a partir de una lámina que puede entrar en tu cuerpo, plegarse, moverse, nadar por los fluidos y cuando ya no sea necesario, degradarse y desaparecer.

Partiendo de una lámina plana con un imán, el robot puede plegarse en cuestión de segundos, preparado para desplazarse por cualquier medio impulsado por campos magnéticos. La lámina de la que está compuesto mide, extendida, 1,7cm y pesa 0,31 gramos. Una auténtica miniatura, sobre todo cuando está plegado. Además, es capaz de desplazarse a una velocidad de entre 3 y 4 cm/s.

Pero no creas que el sistema mediante campos magnéticos e imanes sirve para desplazar directamente al robot como ese juego de niños en el que se sitúa un imán encima de una mesa y otro debajo, sino que es algo bastante más complejo. El campo magnético fluctúa a unos 15Hz, haciendo que el robot oscile atrás y adelante que, combinado con su diseño asimétrico, provocan que las patas toquen el suelo alternativamente y, por consiguiente, que ande.

Cuando ya no es necesario, el robot se dirige hacia un tanque de acetona y se disuelve, no dejando nada salvo el imán. Incluso, afirman, que podría hacerse la estructura de un material que se disolviese en agua.

A continuación puedes ver un vídeo en el que se demuestra cómo se pliega, se desplaza, incluso portando una carga, y finalmente se disuelve.

 

Creo que aún no llegamos ni a imaginar las grandísimas implicaciones que puede tener este importante adelanto, sobre todo para la industria biomédica. En cualquier caso, en cuanto lleguen al mercado me pido una caja.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *