Así es el 5G, el siguiente salto en comunicación

Uno de los apartados más importantes a la hora de adquirir un teléfono móvil es el de la conectividad, un departamento en el que encontramos especificaciones referidas a variedad de tecnologías inalámbricas, que abarcan desde el Bluetooth, hasta el Wi-Fi y un amplio abanico de alternativas imprescindibles para la transmisión de datos.

La sofisticación, el interés (y cierto conocimiento entre los usuarios), sin embargo, surgieron con la llegada de la 3G a los terminales y crecieron de manera significativa con el alumbramiento de la 4G, que se percibía como “venida del futuro” y cuya adopción estamos lejos de encontrar en todos los teléfonos móviles del mercado.

A pesar de ello, no ha tardado en llegar a nuestros oídos otro estándar más: el 5G. ¿Quieres saber de qué se trata?

5G, el gran paso

Aunque se estima que esta tecnología no se pondrá en marcha hasta el año 2020 y que la primera demostración no tenga lugar hasta los Juegos Olímpicos de Pyeongchang en el 2018 (o el Mundial de Fútbol de ese mismo año), los expertos aseguran que el paso de la 4G a la 5G será muy distinto a los que le han precedido.

La razón es que esta última se postula como una tecnología tan veloz, que será capaz de sustituir a sus coetáneas y supondrá su desaparición. De hecho, en numerosos artículos se la ha calificado ya como la “tecnología inalámbrica capaz de gobernarlos a todos”. Sin embargo, la convergencia entre, por ejemplo, el WiFi y la 4G LTE nos lleva a plantearnos futuras “asociaciones”.

 

¿En qué consiste la tecnología 5G?

En concreto se cree que esa quinta generación será unas 250 veces más rápida que la 4G, y que no solo se empleará en los smartphones sino también en los coches autónomos, los aviones y en la transmisión de los televisores. Y he aquí la alteración del concepto, pues ya no nos encontraremos ante una red que conecta personas, sino cosas; precisamente esas “cosas” del Internet of Things.

Según Norberto Martínez, gerente de operaciones de Huawei (que ya experimenta con 5G), se trata de una idea distinta de la tradicional, cuyas expectativas apuntan a velocidades de conexión “de hasta 10Gb por segundo y una latencia de entre uno y cinco milisegundos. Es como una autopista sin carriles fijos ni límites de velocidad”. Pero ¿cómo afectará a nuestra vida cotidiana?

 

La llegada del 5G a nuestras vidas

En términos prácticos, revolucionará, por ejemplo, las conexiones de trenes, aviones y otros medios de transporte similares, en los que actualmente es difícil conseguir un ancho de banda digno debido a la velocidad de nuestro desplazamiento.

También permitirá interactuar a distancia con robots, drones y coches, mejorará los streamings y favorecerá a los wearables y, hasta es posible que se instauren sensores inteligentes en las ciudades que operen con 5G con la intención de controlar el tráfico, los accesos, niveles de contaminación, etcétera.

En todo caso, se trata de una tecnología, de un nuevo estándar con sus especificaciones técnicas todavía por cerrar y para cuya adopción proveedores, compañías telefónicas y desarrolladores tendrán que ponerse de acuerdo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *