Uber ha estado engañando a las autoridades durante años con una herramienta llamada Greyball

Según un artículo de Mike Isaac en The New York Times, Uber ha venido utilizando una herramienta secreta para evadir las autoridades durante años, en concreto cuando las autoridades locales estaban tratando de bloquear la entrada de Uber en sus ciudades.

Esta herramienta llamada Greyball, colecciona datos desde las aplicaciones de Uber y evade a las autoridades en ciudades como Boston, París y Las Vegas. El artículo apunta que el programa fue utilizado en lugares donde Uber fue estrictamente prohibido.

En las últimas semanas algunos empleados de Uber han facilitado documentación sobre la herramienta, lo que confirma su existencia y, además, agrava la crisis en la que se encuentra sumida la compañía tras los múltiples escándalos por diferencias de género.

Uber no ha negado la existencia de esta herramienta en las notas facilitadas a medios en USA. La compañía ha mencionado que la herramienta era una importante medida de seguridad para proteger a los conductores de posibles individuos que pudiesen dañarles.

Uber ha tratado de justificar la abilidad de la herramienta para evitar a las autoridades poniendo en cuestión los motivos de los oficiales, los cuales sugirieron que entraban en conflicto con posibles oponentes de la compañía.

“Este programa evita el fraude por parte de usuarios que quieren violar nuestros términos de servicio”, bien sea por agresiones a los conductores, competidores tratando de malograr nuestras operaciones, u oponentes que pueden confabular con las autoridades para arrestarles.

Uber dio algunos datos acerca del programa Greyball. Dice que comenzó a utilizarlo en 2014 y que hoy en día todavía está en suo. Greyball es parte de un programa mucho mayor llamado VTOS (o “Violation of Terms Of Service”) que permite a la compañía sacar a la gente catalogando el trayecto de forma que pueda ser identificado como sospechoso o inadecuado.

El programa VTOS y la herramienta Greyball usan técnicas como la búsqueda de datos de tarjetas bancarias del usuario y comprobando si están vinculados a alguna institución, como la Police Credit Union, para identificar a agentes, según indica el artículo de Mike Isaac.

Como apuntamos antes, estas noticias no llegan en un buen momento para la compañía tras el escándalo destapado por Susan Fowler, la ingeniero de Uber, que escribió en su blog cómo había tenido que luchar contra el sexismo y las diferencias de género dentro de su lugar de trabajo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *