Los móviles estan cambiando

Cada vez vemos a más fabricantes optar por las pantallas sin marcos. Paneles con unos bordes casi inexistentes a lo Xiaomi Mi MIX, el precursor de la moda que dio la sorpresa a todos los amantes del mundillo Android. Incluso Samsung, que históricamente siempre había mantenido (y mantiene en algunas gamas) su famoso botón físico de inicio, lo ha deshechado pasando a la botonera en pantalla. Estamos destinados a prescindir totalmente de los botones físicos y hápticos, y por muchas más razones que la simple moda de las pantallas enormes.

Más comodidad, reparación más fácil en el caso de rotura de la pantalla… Además, los componentes físicos suelen desgastarse o romperse con el tiempo. Esto supone menor coste para los fabricantes, y más ventajas para los usuarios.

Bien es cierto que los botones en pantalla ocupan un espacio y reducen el total que se puede usar, muchas apps de pantalla completa son capaces de esconder esta barra de navegación y aprovechar ese reducido hueco que ocupan. Las otras botoneras ni se pueden esconder, ni se pueden disimular. Además, si no aprovechamos ese espacio para la botonera, existen bastantes aplicaciones más.

El logo de la marca, un altavoz frontal, sensores, micrófonos, etc. Si no vas a usar ese espacio para los botones, úsalo para meter componentes o incluso úsalo para lo más lógico: métele más pantalla. Así nos ahorraremos situaciones como la del logo de HTC en sus antiguos teléfonos, hasta el punto de que muchos usuarios la odiaban sobremanera. ¿Y si se rompe la pantalla?

Os explicamos cómo poder usar los botones de navegación del sistema Android en pantalla en cualquier móvil, aunque tenga botones físicos. Imaginad que tenéis un Samsung Galaxy con botonera física y… se os rompe el botón central, o los botones hápticos. Ahora pensad en si se os rompe, por ejemplo, la pantalla de un Nexus 5X. Ya no es cuestión de sólo reparar el botón: es repararlo, o cambiarlo y para ello levantar todo el panel y hacer mil historias. Si se te rompe la pantalla, cambias el panel y ya está. Menos coste para el usuario, y menos coste para el fabricante.

Al tener botones hápticos o físicos, no podréis customizarlos más allá de cambiar sus funciones mediante software. Serán iguales siempre. Soy una persona que no para de cambiar la personalización de su teléfono: cambio los fondos de pantalla, los temas y demás cada poco tiempo, por lo que tener siempre los mismos y aburridos botones me parece algo tedioso. Con los botones en pantalla, puedes ponerlos prácticamente a tu gusto, casi como quieras, creando combinaciones de estéticas geniales y únicas.

Como ya hemos comentado muchas veces, el tamaño de las pantallas está aumentando considerablemente. Antes, 4 pulgadas eran una barbaridad en ciernes. Ya estamos rozando el punto en el que las 6 pulgadas podrían alzarse con el estándar. Los phablets gustan, y nos gusta que nuestra pantalla sea un disfrute al usarla. No por nada, es el componente que más vamos a usar de nuestro teléfono con diferencia, obviamente.

Esto implica que se esté produciendo una guerra por quién consigue el mayor “ratio” de pantalla posible, alcanzando cuotas similares a las del Galaxy S8 o las del LG G6. Y claro, en algún lado tendrás que poner los 3 botones básicos en los que se basa toda la navegación de Android. Estamos destinados a que los botones hápticos y físicos corran la misma suerte que corrieron las tapas traseras: que desaparezcan.

Si miramos al pasado y nos fijábamos en aquello que era normal, nos daremos cuenta de que casi no tiene nada que ver con lo de ahora. Muchas veces pienso en la cara de alguien de 2001 si pudiera haber visto un simple Nexus 6P. El progreso manda, y como las pantallas, el hardware crece y los cánones tecnológicos se instauran. No podemos hacer más que ver cómo evolucionan las cosas. Sólo debemos encontrar el teléfono que más nos guste e ir a por él. Con eso, no tendremos problemas en tener el Android más acorde a nosotros… y a nuestro bolsillo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *