Se filtra por completo el teléfono de los 1000 euros, Samsung Galaxy Note 8.

Como esperábamos, será un teléfono grande, más aún que el Galaxy S8 Plus, pero también será caro. Confiemos en que tanto su interior como su rendimiento justifiquen el hecho de que en Europa tendremos que pagar 1.000 euros por hacernos con uno.

Empezamos por la pantalla, con aspecto de 18,5:9 como los Galaxy S8. Un teléfono sin apenas marcos y panel extralargo que tendrá 6,3 pulgadas y contará con una resolución de 2.960 x 1.440 píxeles. Casi dos cuadrados perfectos de 1.440 píxeles de lado. Casi. Nada mal para un teléfono que tendrá unas dimensiones de 162,5 x 74,6 milímetros y 8,5 milímetros de grosor. Nada se ha filtrado aún sobre su peso, pero no será liviano.

Para los cerebros, porque de nuevo habrá dos modelos, tendremos tanto el Exynos 8895 como el Snapdragon 835. Repite la pareja que ya recorre el mercado a bordo de los Galaxy S8 y eso significa que no andarán cortos de potencia. Sobre todo con 6GB de RAM y con 64GB de memoria interna ampliable con microSD. Si se comporta como los modelos anteriores, el Exynos será el que tome tierra en Europa.

Esperábamos cámara doble y aquí están. Dos sensores de 12 megapíxeles, ISOCELL Dual, con un objetivo claro: el desenfoque selectivo. Se aproxima, presumiblemente, el modo Retrato de Samsung gracias a una lente con apertura f/1.7 y gran angular y otra segunda lente, teleobjetivo X2, con apertura f/2.4. Por cierto, ambas tendrán estabilización óptica. Confirmadas la doble lente trasera y abierta la posibilidad a un modo retrato porque, ¿para qué iba a necesitar un teleobjetivo si no?

La cámara delantera tampoco andará corta de medios. 8 megapíxeles con autofocus y apertura f/1.7 para selfies y videollamadas, y publicaciones en Stories, Snap y similares. Las especificaciones se completan con una batería no extraíble de 3.330 mAh con carga rápida e inalámbrica, USB tipo C y resistencia IP68 contra polvo y agua. ¿Esperabais un S Pen? También estará incluido. A la venta en septiembre para combatir al iPhone 8 Plus

Según Evan Blass, el Samsung Galaxy Note 8 estará disponible en tres colores, al menos inicialmente. Tanto el modelo Deep Sea Blue como el modelo Orchid Grey, y uno negro del que por ahora desconocemos su nombre comercial, nos costarían en torno a 1.000 euros en Europa. Veremos cuál es su precio exacto, si ligeramente por debajo de estos 1.000 euros o ligeramente por encima. Ya sabemos que a Samsung le gusta jugar con los “picos de 19 euros” en sus configuraciones.

La filtración ha llegado acompañada también de una estimación de su puesta a la venta. Si se cumple la información facilitada por Blass en VentureBeat, el Samsung Galaxy Note 8 debe estar a la venta en septiembre. Así pues, restaría poco más de un mes para poder verlo en circulación. Un peso pesado para la segunda mitad del año, veremos qué tal se porta cuando el iPhone 8 Plus también sea presentado. La batalla será épica.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *