¿Quién construirá el blockchain sanitario?

Las bases de datos descentralizadas prometen revolucionar los registros médicos, pero esto no ocurrirá hasta que el sector sanitario adopte la idea y comience a trabajar con estas nuevas tecnologías, como por ejemplo Blockchain.

En Boston hay 26 tipos distintos de sistemas médicos, cada uno con su propio lenguaje de representación y de compartición de datos. Y no es necesario viajar tan lejos para encontrar ineficiencias tanto en sectores privados como públicos. Sin ir más lejos, en España cada región tiene su propio sistema sanitario, y hablamos no del sistema como tal sino de cómo estos sistemas organizan una información crucial de forma aislada entre ellos. Esto supone un gran atraso imposible de abordar desde el punto de vista de la I+D+i, que supone un retraso en su crecimiento.

La información crítica está normalmente dispersa en múltiples islas, y a veces no es accesible cuando más se necesita (una situación que ocurre a diario tanto en USA como en España, Argentina, Chile… casi cualquiera a nivel mundial), con un alto coste económico y también un coste humanitario cuantificado en vidas no salvadas y enfermedades no tratadas y/o investigadas. Pero también es un problema que parece hecho a la medida para ser solventado con la aplicación de blockchain, tal y como cuenta John Halamka, CIO en Beth Israel Deaconess Medical Center de Boston.

Imagina que cuando un doctor ve un paciente o escribe una prescripción, el paciente acepta tener un puntero añadido a blockchain. En vez de pagos, este blockchain grabará la información médica crítica en una base de datos encriptada e incorruptible, mantenida por una red de ordenadores, y que es accesible por otros que tengan acceso. Cada puntero que registra un doctor en el blockchain formará parte de los registros de ese paciente, sin importar el sistema electrónico que el doctor esté usando. Y no solo eso, descargará el nivel de comprobación de autoridad de los médicos puesto que la información se vuelve fehaciente, no teniendo que estar con un continuado proceso de información histórica y su comprobación de veracidad actual.

Las tecnologías de cuidado sanitario profesional apuntan a blockchain como un camino para la gestión de registros médicos de una forma segura, protegiendo información sensible de los hackers, y da mayor control a los pacientes sobre su propia información. Pero antes de que esta revolución sea posible, una nueva infraestructura técnica, una personalizada “healt-care blockchain” debe ser construida.

Emily Vaughn, directora de cuentas en Gem, una startup que ayuda a las compañías a adoptar la tecnología blockchain, dice que solo hace falta comenzar a trabajar con ello. “Hay muchas reglas específicas sobre el protocolo para hacerlo trabajar de forma específica y con mejoras para el cuidado médico” apunta. El sistema debe facilitar el intercambio de información compleja sanitaria entre pacientes y proveedores, por ejemplo, y también entre proveedores (doctores, etc) y entre proveedores y pagadores (sistema público, aseguradoras, etc), siempre estando protegidos de ataques maliciosos y cumpliendo con las regulaciones de privacidad.

El mejor modo de hacer esto está todavía muy lejos de poder estar claro. Pero Halamka y otros investigadores del MIT Media Lab han desarrollado un sistema prototipo llamado MedRec (pdf) usando un blockchain privado basado en Ethereum. Éste guarda automáticamente el registro de permisos de visualización y edición de los registros sanitarios de un paciente. Pero MedRec se centra sobre todo en la veracidad de la información contenida en esas estructuras descentralizadas.

MedRec incentiva la minería de datos, de tal forma que también se puede acceder a pacientes con un rol que permite que se traten datos de forma anónima para investigaciones, con una clara aplicación en el campo de estudios epidemiológicos (siempre con el consentimiento de los pacientes).

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *