La falta de formación origina desmotivación en los empleados

En cambio, España sale mejor parada en cuanto al nivel de atracción de empleados extranjeros, siendo el 22 en el ranking. Estos valoran aspectos como la calidad de vida, donde ocupa el puesto 19º, la remuneración para directivos (21º), o las infraestructuras sanitarias, el punto en el que obtiene mejor puntuación, siendo noveno. Aunque esa buena imagen en el exterior puede verse afectada en la próxima edición del índice por la inestabilidad política que se mantiene en Catalunya: “La falta de certeza política afecta, y España corre el riesgo de verse afectada”, analiza Caballero.

El informe de IMD constata una profunda brecha entre los países occidentales y el resto.De media, estos se sitúan entre las posiciones 15 y 20 de la clasificación, mientras que los latinoamericanos están por encima del 50, y los de Europa del Este, del 40. “La educación marca esa brecha, pero en términos de atracción, tiene mucho que ver la seguridad, la estabilidad política. Es lo que castiga a Brasil, México o Colombia. Hay buena inversión en educación, pero la inseguridad o no apostar por las habilidades que demanda el mercado les lastra”. Lo contrario ocurre en los países nórdicos de Europa, en las primeras posiciones. “Allí se alinean unos sistemas educativos robustos con un fuerte atractivo para extranjeros, que les permite compensar fugas de talento”, señala Caballero. Peor resultado obtiene EEUU (16º), lastrado por un mejorable desarrollo de talento , y China (40º), donde el idioma es una barrera.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *