Noticias sobre la financiación.

Cómo contemplar las diferencias de cambio en contabilidad

La moneda en la que una empresa realiza la mayoría de sus anotaciones contables recibe el nombre de moneda funcional, siendo esta la moneda en la que no se soporta riesgo de tipo de cambio, al ser aquella en la que la empresa genera y emplea la mayor parte de su efectivo. Las empresas domiciliadas en España tendrán como moneda funcional el euro, salvo prueba en contrario.

El tratamiento de las operaciones realizadas en moneda extranjera viene recogido en la norma 11.ª del PGC 07, en donde se indica que las transacciones en moneda extranjera son aquellas cuyo importe se determina o exige su liquidación en una moneda distinta de la funcional. De tal manera, en las cuentas en divisas, las operaciones se realizarán en la divisa en la que se ha abierto dicha cuenta, siendo esta distinta de la funcional. Es necesario pues convertir las operaciones que se carguen o abonen en dicha cuenta a la moneda funcional (euro), aplicando al importe en moneda extranjera el tipo de cambio de contado, es decir, el tipo de cambio utilizado en las transacciones con entrega inmediata, entre ambas monedas, en la fecha de la transacción entendida como aquella en la que se cumplan los requisitos para su reconocimiento. Leer más