genoma artificial

Genoma artificial

La revista “Proceedings of the National Academy of Sciences” (PNAS), ha publicado recientemente, la noticia de la creación del primer genoma artificial de un nuevo organismo. Tal iniciativa, la han llevado a cabo un grupo de científicos de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (ETH). Tal proeza, producida mediante ordenadores, ha obtenido un genoma artificial. Escrito con el mínimo número de genes, unos 680, precisos para la viabilidad de un organismo en el laboratorio.

La nueva especie bacteriana, bautizada con el nombre de Caulobacter ethensis-2.0, fue fabricada a partir del genoma de otra bacteria, Caulobacter crescentus. El ancestro existe de forma natural en medios acuáticos de todo el mundo. Además, es un microorganismo inocuo, frecuentemente utilizado en estudios de los sistemas biológicos de las bacterias.

El genoma de C. ethensis-2.0, ya depositado en la base de datos del “Centro Nacional de Información Biotecnológica” de los Estados Unidos, del cual, aún no se han producido células bacterianas funcionales.

Lo que no puedo crear, no lo comprendo

El trabajo desarrollado,  expone como de un modo sencillo, se plantean las pautas necesarias para crear vida por ordenador. Reescribiendo un genoma funcional, con el mínimo contenido de genes, que los científicos efectivamente hayan entendido. Asimismo, se pierde la información oculta de los genes que aún se desconoce su funcionalidad.

El algoritmo creado, mejora la redundancia genética (varios codones para un mismo aminoácido). Igualmente, facilita a los científicos automatizar una secuencia óptima para la síntesis y fabricación del material genético.

El procedimiento empleado, desafía los conocimientos de los biólogos, con una correcta puesta en práctica, y reflexionando sobre una correcta visión de los Principios Genéticos.

Aplicaciones futuras

Son posibles y variados los usos que conllevan este hallazgo. Desde la creación de cualquier tipo de microorganismos sintéticos para la fabricación de medicamentos, vacunas o vitaminas. Hasta la producción de cultivos iniciadores en procesos biotecnológicos industriales de la alimentación.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *