deseo y placer

Que nos mantiene vivos: deseo y placer

 

El director del Instituto de Neurociencia de la Universidad Autónoma de Barcelona, Ignacio Morgado, plasma en su libro Deseo y placer, cuales son los elementos que nos mantienen con vida

Los estudios científicos, revelan cual es el impulso de los procesos que nos avivan y también cuales son los riesgos. El estudio consistió en conectar un cable en el cerebro de una rata de laboratorio, en la región que activa el deseo. Mediante estímulos eléctricos, se libera dopamina. Esta hormona es la principal responsable del deseo y la motivación de encontrar emociones de bienestar y placenteras.

A lo largo de la existencia del mundo, la vida ha sido programada para adaptarnos a las condiciones del medio. Al mismo tiempo, la vida también está programada para  cubrir las necesidades básicas para sobrevivir. Tales como la sed, el hambre o la apetencia sexual para traspasar el material genético a las sucesivas generaciones.

¿Y cómo saber que todo funciona bien?

Nuestro organismo integra una serie de biosensores, que captan señales y se comunican con el cerebro cuando tenemos que solventar una necesidad. Una muestra de ello es el caso de la grelina y la leptina.

La primera es una hormona que controla el apetito y la sensación de saciedad al comer. Su exceso en sangre indica que se está en ayunas, y su bajada señala lo contrario. También tiene un papel importante en la regulación del peso, pues su concentración en sangre está directamente relacionada con la cantidad de grasa corporal.

La siguiente hormona es el caso opuesto. Elevados niveles indican al cuerpo que ya tiene suficientes reservas. El cerebro interpreta que el organismo ya ha cubierto sus necesidades energéticas, y detiene el apetito.

Equilibrio interno

De tal modo, que todos los procesos sistémicos vitales, junto al deseo y placer, y la motivación, hacen posible mantener el equilibrio del bienestar corporal y mental. Conocer su funcionamiento, es el instrumento complementario para conservar la motivación, mantener las perspectivas de nuestra propia capacidad y dar la orientación ansiada a la vida.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *