cafeína

¿Cuánta cafeína se puede consumir al día? Cuestión de genes

Varios estudios referidos a la cafeína señalan que una mayor o menor tolerancia a ella, es cuestión de genes. A nivel mundial, la cafeína es la sustancia psicoactiva más consumida. Son bien conocidos los múltiples beneficios que aporta sobre el organismo, ya que, reduce la fatiga, aumenta levemente la presión arterial, libera más energía y perfecciona el rendimiento deportivo.

Pero no todas las personas se favorecen por igual de estas ventajas. Las investigaciones muestran, que en la mayoría de las pruebas realizadas, el café es saludable. Mientras que un 15% de los casos, revelan resultados dañinos para la salud cardiovascular.

¿Cómo se deshace el organismo del cafeína?

El contraste de resultados, es debido a la forma en que el organismo asimila la cafeína. Los datos obtenidos, dividen a las personas en metabolizadores rápidos y lentos.

En el primer grupo, se incluyen aquellos que toman varios cafés al día y que apenas tienen efectos, es debido a que el hígado metaboliza la cafeína en pocas horas.

Mientras, otras personas lo metabolizan de forma lenta. Tomar una única taza de café implica estar en el organismo todo el día. Esto ocasiona efectos nocivos  para el sistema gástrico, arritmias e incluso dificultades para conciliar el sueño.

Una mutación genética en la enzima CYP1A2, es la responsable de las distintas formas de metabolizar la cafeína.

¿Cuáles son los efectos?

Para los consumidores de café con metabolismo rápido, los efectos van a ser beneficiosos. Distintos estudios han demostrado que se concentran mucho mejor y se mantienen despejados, disminuyen el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y mejoran el rendimiento deportivo. En cambio,  los resultados son contradictorios para los metabolizadores lentos.

Por último, manifiesta un efecto peculiar según el género de la persona. La enzima que metaboliza la cafeína tiene una mayor actividad en hombres. En el caso de las mujeres el efecto es menor, e incluso puede ralentizarse con el consumo de anticonceptivos orales.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *