peces

EL plástico no es lo único que está contaminando los ecosistemas acuáticos

A la guerra del plástico, hay que sumarle otros agentes dañinos: restos de fármacos y productos de cuidado personal en los ecosistemas acuáticos. El Departamento de Química Analítica de la Universidad del País Vasco, ha investigado y detectado otros agentes dañinos en los ecosistemas acuáticos de Vizcaya.

Se han detectado trazas de antidepresivos, antibióticos  y filtro ultravioleta oxibenzona en peces. Estas sustancias ejercen efectos colaterales en el plasma, el cerebro y el hígado de los peces, repercutiendo en el funcionamiento de sus organismos.

El estudio aplicó la biomonitorización ambiental, para examinar la acumulación de estos contaminantes en peces y resto de seres acuáticos. Aún se desconoce el modo en el que se depositan, reparten y asimilan en el organismo de los peces.

Tras el metabolismo, se generan una serie de subproductos. Los cuales pueden llegar a ser mucho más perjudiciales que las sustancias originales.

Las secuelas de la exposición a estos contaminantes, están infravaloradas. Existe un gran desconocimiento, sobre la transformación y la biodegradación de los fármacos y de las cremas de protección solar.

La concentración de este tipo de contaminantes, es la consecuencia del consumo descontrolado de fármacos y el uso de cremas de cuidado personal desmesurado.

Además, a ello hay que sumarle otra evidencia. Las depuradoras de agua, se encuentran desbordadas ante el aumento descomedido de este tipo de contaminantes. Como consecuencia,  quedan restos reminiscentes en el agua, que más tarde llegan hasta los peces, y finalmente provocan cambios metabólicos en los organismos acuáticos.

No se conoce hasta que punto pueda influir esta problemática a nivel individual y en dinámicas poblacionales. Si no cesa la contaminación de los ecosistemas acuáticos, el entorno empeorará. Por esta razón, es necesario conocer el riesgo que pueda desencadenar si finalmente llegan al ser humano.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *