La última táctica para desarmar al virus del SIDA

El SIDA o VIH continúa siendo una enfermedad de gran impacto y fuente de exclusión en la sociedad. Esta enfermedad no sólo ha captado la atención internacional médica y política, sino también la financiación masiva de numerosos estudios clínicos para detenerla.

Desde la identificación del virus del SIDA, allá por los años 80, han sido muchos los intentos por desarmar este microorganismo. Recientemente, un grupo de científicos del Instituto de Inmunología de La Jolla, en California, han descubierto una nueva maniobra para combatirlo.

Menos es más

La artimaña, llevada a cabo con un modelo preclínico, consistió en administrar pequeñas dosis de vacunas contra el virus de la inmunodeficiencia humana, durante una serie de días. El resultado fue una respuesta inmunitaria mucho más fuerte que cuando se suministra toda la dosis de una sola vez.

El logro se debe al gran trabajo en equipo que realizan las células inmunitarias para eliminar a los patógenos. Las células inmunitarias se vuelven más fuertes tras recibir cada pequeña dosis de la vacuna.

Más y mejores anticuerpos

Los investigadores dividieron el ensayo de inmunización en tres estrategias. La primera de ellas fue administrar la vacuna de forma tradicional en una sola dosis. La siguiente fue una bomba osmótica, que liberaba la vacuna paulatinamente. Y la última, consistía en administrarla en dosis creciente cada dos días en un periodo de 12 días.

El resultado de la primera estrategia fue desafortunado frente a las estrategias de liberación pausada. Donde se produjeron más y mejores anticuerpos, los cuales podían unirse a regiones estratégicas del virus y desestabilizarlo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *