adn

¿Qué determina una excelente salud? En tu ADN está la respuesta.

Las últimas tendencias en medicina, gracias a los avances tecnológicos, están en el campo de la Ingeniería Genética. Es nuestro ADN quien marca las características propias para diseñar un tratamiento personalizado y único para cada paciente.

El material genético contenido en los cromosomas, es el Google Maps de nuestro organismo, el navegador de abordo del cuerpo humano, quien tiene las instrucciones de su funcionamiento.

Todo ser humano comparte el 99% de su dotación genética. En el 1% restante de su ADN, es donde reside la marca personal de cada individuo, es decir, lo que establece una mayor o menor predisposición a padecer una determina patología y de qué modo se puede parar.

Por lo que, este ínfimo porcentaje, es la herramienta principal en la medicina personalizada. Haciendo posible un tratamiento ideal para cada paciente frente a una amplia diversidad de enfermedades como el cáncer, las trastornos cardíacos y la depresión, entre otras.

El ADN es quién predice las patologías

No cabe duda alguna, de que los estudios en el cáncer, es el campo de la medicina que mayor progreso ha sufrido en los últimos años en los tratamientos personalizados.

Actualmente, es posible detectar mutaciones en los genes BRCA1 y BRCA2. Ambos están encargados de velar por la impunidad del cuerpo humano, produciendo proteínas que previenen la formación de células tumorales en ovarios y mamas.

La alteración de estos marcadores genéticos, conlleva un riesgo de entre un 40-50% de desarrollar cáncer ovárico.

Junto a  la detección precoz de estas variaciones y la creación de terapias personalizadas, la medición de la actividad genética se está convirtiendo en una práctica frecuente. Su tasación estipula la actividad de un determinado gen en un área concreta del organismo.

El propósito de los investigadores es detectar los puntos débiles de las células tumorales, para crear un vademécum de instrucciones detalladas para lograr diseñar una terapia de precisión.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *